El Mambo

El Mambo es un ritmo y un baile originario de Africa y desarrollado sincréticamente en Cuba que se convirtió en uno de los estilos musicales latinoamericanos más populares de mediados de la decada de 1950

El mambo se baila siguiendo un ritmo sincopado, mezcla de música africana, hispanoamericana y jazz, y se caracteriza por presentar un tiempo de silencio en cada compás, que se corresponde con una pausa en el movimiento de los bailarines con el fin de acentuar la síncopa (desplazamiento del acento rítmico del tiempo fuerte al tiempo débil del compás).

En la actualidad es uno de los ritmos latinos que se enseñan en clases de Baile de Salón



Historia

El mambo moderno comienza en 1938, cuando Orestes López escribió un danzón llamado «Mambo». La canción era un danzón, descendiente de los bailes de salón europeos como el baile inglés country, la contredanse francesa y la contradanza española, pero usando ritmos que derivan de la música folclórica africana.

La contradanza había llegado a Cuba en el siglo XVIII, cuando comenzó a conocerse como danza y se hizo muy popular. La llegada de negros haitianos más tarde en ese siglo cambió la cara de la contradanza, añadiendo una síncopa llamada cinquillo (que también se puede encontrar en otro derivado de la contradanza, el tango argentino).

A finales del siglo XIX, la contradanza había ganado energía, al contrario que su homólogo europeo, y se empezó a conocer como danzón. La canción de 1877 «Las alturas de Simpson» fue una de las muchas melodías que crearon una ola de popularidad para el danzón. Una parte del danzón era una coda sobre la que se improvisaba. Las bandas en aquel entonces estaban formadas por metales (orquesta típica), pero fueron continuadas con grupos más pequeños llamados charangas.

A finales de los años 1940, un músico llamado Dámaso Pérez Prado inventó un baile para el mambo y se convirtió en la primera persona en vender su música como «mambo». Desde La Habana, Prado llevó su música a la México y luego a Nueva York. Por el camino, su estilo se homogenizó para ser más atractivo para los oyentes estadounidenses.


Tras los pasos de Prado llegó una ola de músicos de mambo, como Enrique Jorrín. Algunos experimentaron con técnicas nuevas, como ritmos más rápidos y el uso de pasos laterales en el baile; esta última innovación dio lugar a la formación del chachachá y fue el resultado de la experimentación de Jorrín. El chachachá estaba muy orientado al público popular, especialmente después de que Arthur Murray simplificara más el baile. El mambo siguió siendo popular en los Estados Unidos y Cuba hasta los años 1960, cuando se crearon el boogaloo y la pachanga (ambos formas modificadas del mambo).

Algunas de las bandas más importantes de mambo de Nueva York en los años 1950 fueron Mambo Aces, Killer Joe Piro, Paulito and Lilon, Louie Maquina, Cuban Pete, Machito, Tito Puente, Tito Rodriguez y Jose Curbelo.

DAMASO PEREZ PRADO
Bailando mambo

A mediados de los años 1950 la fiebre del mambo alcanzó su grado máximo. En Nueva York el mambo se practicaba con un estilo sofisticado que ponía a saltar al Palladium Ballroom, famosa sala de bailes de Broadway. El Ballroom se proclamó el «templo del mambo», y los mejores bailarines de la ciudad –los Ases del Mambo, “Killer Joe” Piro, Paulito y Lilon, Louie Maquina y Cuban Pete– llevaban a cabo exhibiciones de mambo y se hacían un nombre con su expresivo uso de brazos, piernas, cabeza y manos. Había una fiera rivalidad entre bandas. Las bandas de Machito, Tito Puente, Tito Rodriguez y Jose Curbelo deleitaban a habituales como Duke Ellington, Bob Hope, Marlon Brando, Lena Horne y Dizzy Gillespie, por no mencionar a afroamericanos, puertoriqueños, cubanos, WASPs del Upper East-Side y judíos e italianos de Brooklyn. Las clases y los colores se mezclaban en el ritmo incandescente de la música. Incluso músicos de jazz como Erroll Garner, Charlie Parker, Sonny Rollins y Sonny Stitt cayeron bajo el encanto del mambo, lo que se puede comprobar en muchas de las grabaciones de música latina que hicieron en los años 1950.

En 1954, el cha-cha-cha, un tipo de mambo creado por el violinista cubano Enrique Jorrin, miembro de la Orquesta América Charanga, arrasó en la Habana y Nueva York. Más fácil de bailar que el mambo, con un ritmo más cuadrado y el contratiempo característico en el tercer golpe, se extendió a Europa, antes de ser destronado a principios de los años 1960 por la pachanga y el boogaloo.

Un pequeño video para que conoscan que es el mambo de mano del que es considero considero el mejor exponente de este genero Dámaso Pérez Prado con su “Que rico el mambo”

ACADEMIA MI SALSA
esta ubicada En
el interior del centro comercial portales
Ubicado en Av portales #205. ver mapa

Puedes comunicarte con nosotros a traves de
misalsa@misalsa.cl
y con mucho gusto responderemos
todas sus dudas y consultas a la brevedad

Tambien nos puedes llamar a los telefonos:
fono: 22932 33 00

Cel: +56991250716
whatsapp